lunes, 16 de enero de 2017

"Lejos" con cuervos

Así amanecimos ayer en Dijon, con la nieve haciéndonos una visita unas horas más larga que las anteriores de la misma semana. Tuvimos un día de "lejos" de Brueghel, o de cualquier otro de esos pintores que le gustan a Ángel: cielos grises, blancos con textura, árboles sin hojas que parecen hechos de humo o de vapor... y tres o cuatro cuervos (bueno, cornejas. Y grajas) suspendidos de las nubes de tela, como los ángeles en un belén. Hasta que, naturaleza en directo, una de las cornejas descubre un azor reposando en una rama y, graznando a rebato, se une con las demás para atosigarlo y echarlo lejos, sembrando de paso el pánico entre las palomas, que ven salir de entre las ramas a la serpiente antigua, que todavía desperezándose y perseguida por cinco o seis sombras coléricas a mayores de la propia, pasa volando a apenas unos metros de mi ventana, girando la cabeza para mirarme a los ojos mientras sacudo las sábanas...

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada